SEGUIDORES DEL AVERNO

19 de enero de 2016

LA LUNA DE ESPALDA



Hay tanto amor en esa sombra,
hay tanto Ser en ese espejo;
una luna de espalda que no te nombra
y un límpido mar que diseña tu reflejo.

Así es tu cuerpo.
Un cabeceo infinito de caderas,
una oleada de cabellos en la pradera
y unos ojos resignados a la noche.

¿Qué individuo fatal será tu hombre,
qué rasgo sin gloria será tu escoria,
qué imponente cielo será tu velo?

Sólo tú y unos ojos de niña
suponen a un tiempo descalzo en la tierra
y una aurora que desnuda tus estrellas
camina con las manos estrechas 
hacia un laberinto de cristal de imperfecta apariencia.  

Oh energía de tu pecho,
oh copulación en tu lecho,
hay tanto amor en esa anónima sombra
que la luna de espalda, no te nombra. 

(Ariel Van de Linde​)


No hay comentarios:

Publicar un comentario