SEGUIDORES DEL AVERNO

8 de noviembre de 2013

ANTIGUO VINO


De tiempos milenarios,
de mitos y mundos de Dioses,
del hijo del universo que en su sangre
poetizó aquel nombre.

Por todos los infinitos. Antiguo vino,
converge tu épica misteriosa que sobre
las cosechas sanó las almas de los hombres.

Ese añejo sabor, enloquecedor de mujeres
recorriendo sus pechos regalando júbilo, lujuria, deseo 
y con su lengua púrpura
llenó de sexo furioso al imperio femenino.

Un enigmático cuerpo
y un álgebra sin descifrar
de toda esa sabiduría
que ha presenciado,
la mesa de reyes y reinas.

Seductor hechicero,
hijo del Dios Baco,
conquistador de doncellas
que a sus mentes llevó
por un vuelo insensorial.

Embriagador de gigantes
en la estirpe de orbes ancestrales
para calmar la sed demencial
que se mostraban secular.

¡Si más han bebido!
Cada gota inmaculó bellas orgías
y preciosas copulaciones.

Como al amor mismo vislumbró
el corazón de viejas deidades,
su oro tinto y tal vez ambiguo,
será por siglos... Antiguo vino.


(Ariel Van de Linde)

No hay comentarios:

Publicar un comentario