SEGUIDORES DEL AVERNO

22 de mayo de 2013

EL SUEÑO


            

Su viaje nos transporta a un arco inconcebible
de nuestra conciencia, una oscura demencia
que atraviesa ese real paralelo en la sombra,
de un breve descanso donde el crupier misterioso
ahonda cuando su etéreo anillo nos desborda.

Y de sueños
que a veces son deseos ilusorios de la mente,
de un espectro vehemente acechando al percibir
nuestra presencia sin escucharnos dentro de él
y nos condena despertándonos inútilmente.

¿Será que el sueño es aquel mundo que todos
temen cuando nos transformamos en polvo?
¿Cómo poder existir en su profundo laberinto,
tan bello, y que nuestro cuerpo desaparezca?
¿Por qué dicen que es sólo una visita del alma
o un viaje astral si yo, encarno en su declive?

La noche nos regala un efecto temporal
que se detiene en la mera suavidad del páramo
y junto al dorado anillo atravesamos sus espejos.

Volveremos siempre al sueño
observando aquello que no somos despiertos 
en la oquedad de un lenguaje traducible
con indeclinables deseos para su eterno reflejo.

¿Me verás en el sueño esta noche,
aunque mis ojos estén abiertos?

(Ariel Van de Linde)

2 comentarios:

  1. Has fabricado un lindo espacio aquí Ariel, felicitaciones amigo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Gracias Osvaldo me alegra tenerte aquí y ojala mis poesías y cuentos te gusten. Y tus obras desde ya me gustan mucho tienes el don amigo gracias.

    ResponderEliminar