SEGUIDORES DEL AVERNO

12 de abril de 2013

POETA DEMENTE



Ver el mundo en un grano de arena
y el Cielo en una flor silvestre,
abarcar el infinito en la palma de la mano
y el infinito en una hora.

A William Blake (1757-1827)


Piel mármol, traza los renglones,
esa tinta se repliega sobre la hoja
como el semen precoz en la sábana
sin haber alcanzado a ninguna mujer.

Te ultrajas putrefacto al sepulcro
de tus dientes sonrientes, anidando
versos para la antigua muerte austera.

Tampoco temes a la gente,
ni a las sombras, ni a sus estúpidas
locuras amorosas resplandecientes
y te atrapa un espejo, tan complejo,
como un sabio inventor de sueños.

Tal vez así demente te interpreten
y te sigas erigiendo perfecto y atroz
de una propia maravilla indecente.

Quizás, la muerte conozca al poeta
y su prosa; quizás, espléndida se destroza.

(Ariel Van de Linde) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario