SEGUIDORES DEL AVERNO

8 de marzo de 2013

¿Y LOS NIÑOS?


Cuando baja en su oro el sol,
se oculta atrás del horizonte.

¿Y los niños?


Allí juegan:

en la plaza mágica sin sombra
con sus rostros sucios olvidados,
permanecen visibles al ocaso.

Mientras en Oriente caen bombas,

mientras África arde salvaje
contra aquéllos que los ignoran,
un círculo de piedad sagrada asoma.

¡Oriente cae abandonado!

¡Cuántos duermen en el suelo!

¿Y los niños?


Allí juegan:

pintando en la arena cálida
su arrebol de estrellas vanas,
dibujan las sonrisas devoradas
donde el alba los guarda en su alborada.

En uno y otro mundo vástago

acaudaladas insignias del todo,
sobran preguntas sin responder.

¡Como Cartago en la antigüedad!

¡Sobran voces para gritar por ellos!
¡Sobran manos para alcanzar y no soltar!

¿Y los niños?


Allí juegan:

reflejándose sobre el agua
del río como un espejo simétrico
y sueñan que esa noche podrán comer

¡Y los niños allí juegan!


Niños del tren nocturno,

esos que duermen junto
a un amor desconocido
sin ser vistos por los reyes.

Cuando sube en su plata la luna,

se resplandece atrás del horizonte.

¿Y los niños?


Y los niños allí juegan.


(Ariel Van de Linde)

1 comentario:

  1. Este poema me encanta...es sensibilidad en su estado mas puro, es poesía del alma <3

    ResponderEliminar