SEGUIDORES DEL AVERNO

4 de noviembre de 2012

EL DIBUJANTE






Nace la noche en el pueblo vasto
de crimen silencioso,
gritando los niños del andén
detrás del árbol obscuro.

Sale de las sombras dementes
musicalizando su efímera
garganta callejera. ¡Vana!
El Dibujante omnisciente.

Peligro de viejos maestros,
dibuja con su diamante
los gritos de los amantes,
los gritos de los niños quebrajados
en la miseria y los llantos.

El oscuro pueblo es su orbe;
dibuja en él, la sangre de antiguas vidas,
tiernas vidas de mitos antiguos.

El dibujante fuma el tiempo,
ríe y sonríe, fuma el tiempo.
Colorea en rotas paredes,
los músicos, la vida, la muerte
y la paz que miente.

¡El sexo ardiente de la gente!

Es invisible e imposible
notar su presencia
y se arroja al veneno de su acuarela.

¡A la luz del día duerme en seda!

El Dibujante omnisciente.
Pinta la cópula caliente.
Pinta como lee tu mente.
Pinta hasta oír la muerte.


(Ariel Van de Linde).

No hay comentarios:

Publicar un comentario